Los canastos son ideales siempre: como adorno o para guardar los huevitos en la cocina